Tu idioma: EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

“El motociclismo, visión de un médico aficionado”

Posteado por

AUSTRALIA. BARRY SHEENE y MICK DOOHAN.

El motociclismo de competición desde la perspectiva médica.

 Carlos González de Vega (Twitter: @CGdeV07), médico especialista en medicina del deporte y motociclista desde siempre.

En el año 91 era director médico y miembro fundador, junto a algunos locos más, de la Comisión Nacional de Triatlón que después de múltiples avatares, se convertiría en la Federación Española de Triatlón. Habíamos comenzado en el año 85 a practicar y competir en triatlones casi piratas y viendo que no había ninguna infraestructura decidimos, aportando mucho esfuerzo y tiempo, hacer crecer este precioso deporte.

En aquella época la mayoría de triatletas punteros eran norteamericanos o australianos, quizá con la excepción de los franceses, que ya tenían una estructura federada potente y bien organizada y algún otro holandés, suizo y alemán. Nosotros no éramos nadie en este deporte y viendo los resultados actuales, donde España es una de las grandes potencias mundiales y Mari Sol Casado, una de las fundadoras y amiga, es presidenta de la Federación Internacional (ITU) y miembro del COI, no puedo más que sentirme orgulloso del esfuerzo de unos pocos, de los miles de kilómetros en coche, tren y avión que hicimos en aquellos años, quitando tiempo a mi familia y sin un fin de semana libre, durante gran parte del año. Por lo que a mi respecta solo decir que el Triatlón fue la primera federación, donde los controles antidopaje se hicieron obligatorios y por ello tuve el privilegio y la suerte de formar parte de un reducido equipo de personas, pertenecientes a federaciones que eran cien veces más grandes y adineradas que nosotros, como fútbol, atletismo o baloncesto, junto a las que desarrollamos la Ley Antidopaje Española, que con las lógicas y necesarias actualizaciones, sigue vigente en la actualidad.

Barry Sheene

Barry Sheene

En Australia habían diseñado métodos de entrenamiento novedosos, específicos para triatletas y además de tener la mejor Medicina Deportiva del mundo.  Había acabado la especialidad dos años antes y aunque primero hice Medicina Interna, el deporte era mi pasión y  cuando se  creó la especialidad, no dudé,  con el apoyo y comprensión de mi mujer y ya con un hijo (David Mortimer), en volver a empezar para hacerme médico de Medicina del deporte.

Finalmente dado que se juntaban dos cosas fundamentales, el triatlón y mi especialidad médica, obtuve una beca del Consejo Superior de Deportes (CSD) para una estancia de 6 meses en Melbourne, para trabajar en el Victoria Hospital, uno de los mejores hospitales del mundo de esta especialidad, gracias a la invitación de una prestigiosa doctora especialista en Medicina del Deporte, la Dra. Fitzpatrick. En ese tiempo aprendí mucho de lo que sé sobre el tratamiento de lesiones del deporte, especialmente del hombro, por el que tengo una especial debilidad y mucho más sobre los métodos de entrenamiento, que a mi regreso sirvieron de manual práctico para los entrenadores de nuestros triatletas.

Barry Sheene

Barry Sheene

Fueron unos meses muy intensos, de muchas horas de trabajo diario, de cirugía dos veces por semana, sin ser cirujano, y dónde conocí excelentes colegas y amigos. Aún podía entrenar, en el poco tiempo que me quedaba, con la suerte de coincidir y nadar en la misma piscina donde un niño prodigio llamado Thorpe, comenzaba a despuntar con 7 años, ganando sistemáticamente a nadadores que le doblaban la edad.

El último mes de estancia, una vez cumplidos todos mis objetivos y siendo el Campeonato del Mundo de Triatlón de aquel año en Gold Coast, el paraíso turístico de la costa este australiana, decidí, como dicen los australianos (aussies) influenciados por las tradiciones aborígenes, hacer un “walkabout”, es decir explorar ese maravilloso e inmenso país en solitario, para terminar las últimas semanas concentrado con nuestro equipo que llegaría para la competición.

Angel Nieto - Barry Sheene

Angel Nieto – Barry Sheene

Visité el centro del país y la maravillosa roca sagrada, el Ulurú en lengua aborigen o Ayers Rock en inglés y Alice Spring la ciudad del centro de Austrália, después de 20 h en autobús por el medio del desierto. Volé a continuación a Cairns, para visitar la Gran Barrera de Coral, una de las experiencias que recomiendo no perderse, desde allí con un coche de alquiler, bajé la costa este hasta llegar al Gold Coast cerca de Brisbane, para terminar el viaje en Sydney, después de casi 3.000 km  de paisajes impresionantes, playas desiertas infinitas, canguros grises inmensos que cruzaban las carretera y a veces morían atropellados por un camión y algún que otro susto, con los temibles cocodrilos australianos que ellos llaman “salties”, capaces de vivir en agua dulce y salada, que llegan a pesar mas de una tonelada, uno de los depredadores mas temibles y adaptados de la naturaleza.

Llegué al Gold Coast una semana antes que nuestro equipo y organicé toda la infraestructura para la estancia, contacté con los organizadores y me aseguré que para cuando llegaran tuvieran las mejores condiciones para entrenar y competir.

Barry Sheene

Barry Sheene

Una vez organizado todo, me quedaban dos días libres, y recordé que Barry Sheene hacia algunos años que se había trasladado a vivir allí, a un clima benévolo para sus dolores, por las múltiples fracturas que había sufrido durante los años de piloto. Colaboraba con un canal de televisión y había fundado una compañía de helicópteros que le hizo prosperar. En el año 91 no había teléfonos móviles, correo electrónico y no era fácil contactar, salvo por fax o teléfono fijo, con otras personas, por lo cuál me era muy difícil poder localizarle, a pesar de ser buen amigo de Ángel Nieto, no sabía como contactar con él para pedirle el teléfono. La suerte hizo que uno de los conserjes del apartahotel donde estaba hospedado, con el que había hecho buenas migas por haber ayudado a su hijo con una lesión, conocía a Sheene y me consiguió el teléfono sobre la marcha. Hacía años, en un Gran Premio de España en el Jarama, Nieto me lo presentó y estuvimos charlando un rato los tres, pero dudaba que pudiera acordarse de aquel médico, en aquella época residente y aficionado a las carreras de motos.

Barry Sheene

El conserje llamó y me allanó el camino, con esa amabilidad directa y franca de los buenos australianos, me pasó el teléfono para que hablara con él. Me identifiqué como amigo de Ángel y le conté donde le había conocido, con la  gran sorpresa de que se acordaba, cosa increíble, e incluso me hizo un comentario de nuestro encuentro que demostraba que aún se acordaba, yo no me  lo podía creer!.

Barry Sheene

Barry Sheene

Me comentó que al día siguiente iría a recogerme al hotel y que me daría una sorpresa. La verdad es que para alguien que duerme a pierna suelta, me costó conciliar el sueño aquella noche. Como buen británico, a pesar de su merecida fama de juerguista, llegó a las 10:30 con total puntualidad. Conducía un impresionante Rolls descapotable, de color azul marino, bajó del coche, me saludó cariñosamente y me preguntó por Ángel, con el que había coincidido ese mismo año en Eastern Creek, dónde se corría en GP de Australia. Subí al coche y me dijo que iríamos a dar una vuelta y luego a comer a casa de un amigo. El Gold Coast a pesar de ser muy turístico en un paraíso, lleno de canales, con un mar inmenso al frente, recuerda un poco a Miami, pero con mejor clima y sin las extravagancias y el punto hortera. Recorrimos un buen rato la costa, preguntaba por España , que él  adoraba, su comida, el clima y las guapas mujeres. De echo me comentó que antes de venir a Australia se había planteado irse a vivir a España, pero que el idioma y los negocios le decidieron por Australia. Todo explicado con esa simpatía que derrochaba y con un cigarrillo en la boca, con ese acento inglés y gamberro del norte londinense (cockney), difícil de entender, si no estás acostumbrado.

Barry Sheene

Barry Sheene

Después de un largo paseo, disfrutando de un sol y clima inigualables, con una agradable conversación, cómodamente sentado en el sofá de aquel descapotable único, con matrícula BS 7, con ese olor a cuero “colony” de la mejor calidad y de madera de caoba, conducido por el mejor chófer que uno pueda soñar, llegamos a una casa al lado de uno de los muchos canales marítimos de la zona, Barry llamó al interfono y se abrió una gran puerta metálica y entramos en un amplio espacio, donde había dos coches deportivos y una gran pickup. Al momento aparecieron dos jóvenes, con bastante parecido físico y gesto amable, no me lo podía creer, eran Mick Doohan y su hermano Scott. Eran muy buenos amigos y ya en esa época se veía que Doohan ganaba mucho dinero, la casa era grande, con un embarcadero propio con una enorme lancha y en un lugar privilegiado. Nos invitaron a comer, carne, gambas y ensaladas, regado con cerveza. Me preguntaban que hacía allí y cuando les expliqué lo del triatlón les interesó mucho, los dos hermanos entrenaban mucho en bicicleta y eran buenos nadadores. Hablamos de España, de carreras y Mick estaba muy picado con Gardner y con los pilotos americanos, decía qué si Honda le ayudaba, terminaría ganándoles a todos. Barry estaba convencido que pronto podría ganar el Campeonato del Mundo, pero reconocía que había mucha política e intereses que no había en su época. Me llamó la atención lo simpático que era Scott, la verdad mucho más que su hermano, Doohan lo recuerdo muy educado, algo vanidoso y a mi entender bastante callado, mucho menos extrovertido que su hermano Scott y que la mayoría de australianos, pero se veía que era una persona con una voluntad férrea y una idea clara de lo que tenía que hacer, la verdad impresionaba hablar con él, desde luego no era una persona corriente y algún tiempo después lo demostró con creces.

Mick Doohan

Mick Doohan

 

Mick & Scott Doohan

Mick & Scott Doohan

Después de una deliciosa comida de más de cuatro horas, nos despedimos muy agradecidos, Sheene me condujo de nuevo al hotel, con esa simpatía contagiosa y disfrutando de su amigo español, me dijo algo que se me quedó grabado y que recordaría muchas veces, en años sucesivos: Carlos si a Mick le respetan las caídas y Honda confía en él, llegará a ser uno de los grandes, lo tiene todo para ganar y además es un australiano sensato pero con la locura y carácter suficientes para conducir una moto de carreras. Parece que tuvo buen ojo y que entendía muy bien su importancia, lo había vivido personalmente, de no tener grandes lesiones o al menos mucha, muchísima voluntad, el talento lo traían Barry y Mick de fábrica.

Campeonato del Mundo 500 cc

Campeonato del Mundo 500 cc

Campeonato del Mundo 500 cc

Campeonato del Mundo 500 cc /Gardner – Doohan

Nos despedimos de aquel día inolvidable y nunca nos volvimos a ver, aunque mantuve durante algunos años relación con él a través de Ángel y supe muy pronto de su enfermedad, a la que se enfrentó con la misma valentía, buen humor y descaro que tuvo toda su vida, fuera y dentro de los circuitos.

Barry Sheene triunfo

Con la colaboración de:

  – Shirley 

 – David Mortimer / Twitter: @R3publicano

Entradas Relacionadas

Loading…
Top

Comentarios 3

  1. Really I interesting story.
    I was a huge Barry Sheene fan.
    When my family lived in Javea Spain I persuaded my parents to drive to the Spanish Gp at Jarama in 1978.
    I sadly never met Barry Sheene but my brother did a few times in the Gp paddock and said he always had time for fans.
    A great man and Sportsman sadly missed.

  2. Very good morning Paul,

    As I am the youngest person on the blog, and having had the incredible opportunities of meeting great riders as Steve Baker, Carlos Lavado, Angel Nieto, Jorge Martínez Aspar, Joan Garriga, King Roberts, Kevin Schwantz, Wayne Gardner, Freddie Spencer, Mick Doohan, Alex Crivillé, Emilio Alzamora, Sete Gibernau, Carlos Checa, Nicky Hayden, Troy Bayliss, Toni Elias, Alvaro Bautista, Dani Pedrosa, Jorge Lorenzo, Marc Marquez, Nico Tirol, Joan Mir, Ana Carrasco & Jaume Masia among others, I know how your brother felt when he met Barry Sheene.

    When they are on the track this riders are fully focused on the pace & the race but when you catch them after they are just normal people who’s professional job is to ride. But not all of them can deal with chatting with their fans. Only exceptional ones. I could say that Mick Doohan was one of those that on the track would not give a damn about no one but on the right environment as his home or outside or far from the track was a whole different story.

    Also the egos of this Martians are huge and only those exceptional riders can manage it to talk with their fans on the same level of respect their fans are willing to converse. I guess charisma is either something that makes for better humans or corrupts the soul of one. Barry was obviously the 1st type as Mike Hailwood was too or lately Dani Pedrosa or Jorge Lorenzo.

    Lastly I’d like to thank you for sharing with us your story. Any other stories are also welcome Paul.

    For the Love of Sport ✌🏼!!!

  3. Una de las cosas más importantes de la vida es poder compartir tu pasión profesional o de ocio y todo lo q has aprendido x el camino con amigos y aficionados. Adoro la medicina y lo q los pacientes me han enseñado a lo largo de la vida y disfruto con el deporte y el motociclismo es parte importante de mi vida, no me gusta ni en la vida ni en el deporte las partes enfrentadas, los q solo ven una parte y los que no entienden o respetan al contrario, al q piensa diferente o al equipo, piloto o deportistas q gane en buena lid al q tú más admiras, esto forma parte de la vida y de la competición!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies