Tu idioma: EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Bendita cantera. Por Adrián Fernández. Primera parte.

Posteado por

Adrián Fernández nos presenta a dos de sus compañeros de profesión, con los cuales comparte su pasión por el transporte. En esta primera entrega vamos a conocer a Maria Dolores.

Cantera con devoción.

A nosotros los transportistas, ante la teórica falta actual de profesionales, nos alegra enormemente la ilusión y la pasión que ponen los enamorados de este, nuestro oficio desde sus inicios, a pesar de la esclavización del sector por parte de los cargadores y sus continuos abusos, os presentamos a dos auténticos guerreros que a pesar de todo esto, decidieron subirse al camión en plena crisis. Creando cantera con devoción y todo el amor posible, tratando de dignificar está bendita y bonita profesión.

Demuestra todo esto que estamos más vivos que nunca sin importar edad, sexo, cargas o rutas, todos tenemos en común distintos puntos de vista, sobre todo en los problemas de costes del oficio y en la necesidad de una mayor protección por parte de las administraciones públicas y un mayor seguimiento de estás sobre el incumplimiento continuo de las leyes vigentes.

En Villacarrillo (Jaén) conocemos a María Dolores, con la madurez de estar en la flor de la vida su historia es más que peculiar y poco frecuente, cómo se puede pasar del odio al amor casi sin darnos ni cuenta.

María Dolores era dependienta y tenía una tienda, oficio que le llenaba y le gustaba, se casó con Paco, un joven descendiente de familia camionera que ya soñaba con el oficio aunque aún no contaba con carnet, no tardó en hacer su sueño realidad.

María Dolores, alejada del transporte dentro de las posibilidades que tiene la esposa de un transportista, se dedicaba a formar y cuidar de su familia, puesto que al ser madre se dedicó en cuerpo y alma a sus “niños” que son tres soles, la “niña” está a punto de cumplir los 22  años y está cursando derecho en Granada, le sigue un “machete” de 17 que hace bachiller, aficionado al fútbol y los deportes en general y el “chico” de 15 que es el que más mira por la empresa familiar y el oficio, además de ser el más protector con su madre.

“Yo siempre he sido muy activa, pero mi sueldo se me iba en la guardería, así que decidimos que me quedase en la casa con ellos, al final me acostumbré, así me tiré muchísimos años”

Fue hace algo más de dos años cuando nuestra protagonista entro de lleno a formar parte de la sociedad limitada que Paco, su esposo posee.

“Tenemos dos camiones, y nuestra faena es un tanto peculiar, nos dedicamos a la aceituna y en la campaña nos influyen varios factores, entre ellos el meteorológico, y para un chófer es difícil de llevar, día y noche, es un tanto imprevisible”.

María Dolores en ocasiones acompañaba en las noches a Paco para que no se durmiese, fue entonces, en una de esas noches cuando el propio Paco la animo a sacarse los carnets “tú te lo sacarías con la gorra y nos quitaríamos de problemas” comento confiado y seguro.

María Dolores no estaba nada confiada, porque a  ella no es que no le gustara el oficio, si no porque además le odiaba.

“Esto te come a impuestos, o en averías, los camiones me tenían quemada”.

“Yo se lo decía a él, ¿no podías haberte dedicado a otra cosa? el de la frutería o cualquier otra profesión vive mucho mejor que nosotros”.-no me quiero imaginar la cara de Paco- jajá.

Viendo que su marido no estaba por la labor de abandonar, María Dolores fue clarificando su idea y cediendo, y es que si no puedes con el enemigo, únete a él.

No tardó en sacarse el carnet, ¡madre mía 7 exámenes, y me saque todo menos el circuito de tráiler a la primera! ríe ahora nuestra jienense favorita.

La campaña para ellos empieza más o menos de noviembre hasta febrero o marzo, son los meses que están en casa, pero se van turnando porque son meses de muchísima faena.

“Como por aquí hay poco trabajo, el resto del año solemos ir con nuestras bañeras a obras, Paco se va a Madrid o Zaragoza, yo este año me he podido quedar en una que están haciendo aquí en el pueblo, hay que buscarse la vida”.

Tiene claro que para este año que entra es más que probable que la toque ir a la ruta, fuera de campaña hay que adaptarse a lo que haya, aunque por el momento no la ha tocado salir fuera. “Tenemos dos camiones, un Iveco 500 que suelo llevar yo y un Volvo FH 460, eran tres pero ya vendimos uno, cómo están las cosas entre nosotros nos apañamos”.

Encantada de trabajar con su marido, “porque al final la jefa soy yo”-vuelve la carcajada a su ser-, y fíjate que ¡nos lo imaginábamos ya!

“Él no me regaña, si hago algo mal sopla, porque sabe que me cabreo y me bajo,-no para de reír- tiene el cielo ganado, reconoce entre risas”

Paco lleva casado con María Dolores 25 años, los mismos que hace que tiene el carnet de conducir, y con ambos tiene el máximo número de puntos, ¡como buen profesional!

Se la borra la sonrisa al hablar del futuro del transporte, con más que preocupación reflexiona:

“Es que es imposible, intentas a ver si sale, a ver si viene una racha buena, luchas, pero es que estamos asfixiados, tanto chóferes como los dueños de los camiones, todo son impuestos, los precios de los portes irrisorios y el gasoil por las nubes”.

Apunta como posibles soluciones más facilidades en impuestos, tributar más acorde al beneficio y no a la facturación, por supuesto subir los portes que no se corresponden con los gastos que conlleva una empresa de transporte.

“Los que vamos por lo legal, los que declaramos todo, somos los más perjudicados”. Acertada reflexión.

Nuestro futuro está en el aire, “pero a nosotros ya no nos queda otra, donde vamos ya si es nuestra vida, Paco me dice que de otras hemos salido y que así hemos criado a nuestros niños, no vamos a tirar la toalla a estas alturas”

Se enorgullece del oficio y es ahora cuando más le reconoce, además de sentirse respetada dentro de él.

María Dolores en:

   Instagramm.dolores.jc 

   Twitter: @mdoloresjc 

 

Paco y María Dolores, María Dolores y Paco, una vida de penurias y alegrías juntos, os quiero dedicar con todo mi cariño esta frase de una canción “Amada mía” de José Luis Figuereo “El Barrio”:

“Vestida con ropas de madre en tierras de luz y de Salinas, en manos de un destino que te aclare si eres niña, vida, madre, amiga”.

Todo eso sois el uno para el otro, ¡enhorabuena! y seguir toda la vida así.

A nuestros protagonistas y a todos los lectores del blog En La Carretera:

¡Feliz año 2019, salud!

Adrián Fernández.

Twitter: @adrixael

 Instagram: driver_adrian_fdz 

Entradas Relacionadas

Loading…
Top

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
Compartir
Leer entrada anterior
Fotografías de vehículos. Galería VI.

Cerrar