Tu idioma: EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Y ahora…a jugar! Por Marcos Veiga.

Posteado por

Y ahora…a jugar!

Como aportar ideas a la convocatoria presentada por la Comisión Europea para la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores del sector del transporte.

Una vez terminada la Eurocopa de fútbol y según vamos incorporándonos de nuevo al ritual postveraniego de los nuevos retos (menos los que guardamos celosamente para hacer coincidir con el inicio de un nuevo año), nos vemos en la obligación de incorporarnos a los quehaceres cotidianos del trabajo diario.
Además del parloteo de barra de bar, fuente inagotable de experiencias, que tanto nos gusta y tantas ideas nos proporciona, podemos incluir una nueva forma de matar nuestras esperas y tiempos muertos. No se trata de otra cosa más que pensar en qué medida y como actuar para que nuestras condiciones laborales puedan verse mejoradas.

Como experto y sufridor, el colectivo del transporte es el más apropiado para evaluar y, a la vez opinar, sobre la legislación que alguien le ha impuesto cumplir. En este momento, creo que más que nunca, necesitamos de una respuesta meditada y al mismo tiempo contundente de parte del sector a nuestros legisladores, en la que se plasmen tanto las preocupaciones más acuciantes como los posibles remedios que sirvan para el destierro definitivo de las injusticias que se padecen, o en el peor de los casos, contribuyan inequívocamente a confeccionar una norma que aspire a regular con eficacia un sector, ya de por sí, muy fragmentado.

Sumamos ya demasiados años de “crisis” económica que, como es habitual se ceba con los más vulnerables, siendo el sector servicios uno de los más perjudicados. Si sumamos a esta situación el regateo sistemático de una normativa compleja y muchas veces, interpretada a gusto del cliente, nos encontramos con el caldo de cultivo que nos ha llevado a la situación de desamparo que vive el sector en la actualidad.
No es aislada la opinión, dentro del sector, de que quien lo regula va por libre, que se trata de un ente abstracto que está en otro mundo y no sabe ni comprende las bases sobre las que debería de sustentarse la actividad del transporte por carretera. Pero no nos equivoquemos, ni echemos balones fuera del campo, ya que todos contribuimos, en mayor o menor medida, al descalabro social que se vive en el transporte, y no hay que buscar culpables en el campo contrario ya que los tenemos perfectamente alineados en nuestras filas. Las mayores carnicerías que se sufren en el sector son provocadas precisamente por competidores internos, que en su afán por obtener mayores beneficios o cuotas de mercado, exponen al sector a los carroñeros que aguardan para desgarrar el tejido empresarial de un sector muy vulnerable.

can

Personalmente no creo que sea una mera coincidencia que este año aparezca como el que, con más hincapié, nuestros legisladores comunitarios se afanen en pulsar la opinión del sector en lo relativo a cuestiones clave, anticipándose y comprobando que dirección toman las opiniones de los principales interesados, antes de proceder a modificar las normas o introducir cambios en ellas.

No en vano hemos visto, a lo largo de este año, una serie de consultas públicas en las que hemos podido ofrecer la visión y la opinión de quienes nos tenemos que desenvolver, forzosamente, en las aguas turbulentas del mercado.

Por ejemplo, la revisión de la directiva comunitaria 2004/52/EC pensada para regular la utilización de un único dispositivo de pago electrónico de peajes en toda Europa, o la armonización de impuestos incluida en la directiva 1999/62/EC para promover una competencia justa entre empresas y que no se vea distorsionada por la aplicación de peajes “a la carta” en ciertos en estados, son dos de las consultas lanzadas a la opinión pública recientemente.

De todas ellas, personalmente quisiera resaltar dos, y que además de la total influencia en la libre competencia del sector, influyen considerablemente en la seguridad vial y en el buen desarrollo del trabajo a bordo de un vehículo.

La primera de ellas, concluida el 15 de septiembre, nos convocaba a opinar sobre dos reglamentos de importancia vital en el sector. A través de la consulta se nos ofrecía la posibilidad de ofrecer una visión sobre dos reglamentos comunitarios, a saber, el CE 1071/2009 sobre el acceso a la profesión, y el reglamento CE 1072/2009 que regula el acceso al mercado internacional de transporte por carretera. Sin duda se trata de un valor añadido a la hora de establecer las prioridades a la hora de proceder a la revisión de estos dos reglamentos de importancia capital en el sector.

Pero sin duda alguna, la estrella de las consultas y a todas luces la que más interés debería de despertar entre los conductores, es la que se acaba de lanzar el pasado día 5 de septiembre.

Se trata ni más ni menos, que de una consulta pública para establecer la mejora en las condiciones sociales establecidas en el reglamento CE 561/2006 sobre horas de conducción y descanso y en la directiva 2002/15/CE que establece los límites en la jornada laboral de las tripulaciones móviles.

Seguramente, cualquier barra de bar, aparcamiento o zona de espera donde se concentran vehículos de transporte, se ha convertido en más de una ocasión en foro de debate sobre normativa, y lo mejor de todo, son los lugares donde aparecen las soluciones más o menos acertadas o disparatadas aportadas por los asistentes al debate.

volvo1

Sabemos de nuestra afición por el debate, más o menos cualificado, aportado por algún compañero durante las horas de espera, más de uno hemos aportado ideas a la estéril concurrencia de un comedor de un área de servicio o hemos sido testigos de la gestación de ideas verdaderamente buenas o disparatadas, pero que simplemente aportan interpretaciones que nos han sugerido una visión distinta de la norma.

Pero para todo ello y para todos nosotros, el momento y el lugar es ahora, en la convocatoria de la Comisión Europea:

Consulta pública sobre la mejora de la legislación en materia social en el sector del transporte por carretera

El plazo se acaba de abrir el pasado día 5 de septiembre y durará hasta el próximo 11 de diciembre. En el siguiente link aparecen los cuestionarios en castellano y  los distintos idiomas de la Comunidad para que todos tengamos la oportunidad de expresar nuestras ideas:

Cuestionario: Consulta pública sobre la mejora de la legislación en materia social en el sector del transporte por carretera

Todos tenemos mucho que decir sobre el contenido normativo que regula nuestra actividad laboral y en cómo debería de ser aplicada, tenemos las ideas, tenemos la experiencia y ahora tenemos la oportunidad de darlas a conocer a quien verdaderamente puede y “debe” escuchar para formarse una idea real de las preferencias del sector.

Por lo tanto, compañeros, menos charlatanería y como decía el mítico Joaquín Prat

…a jugar!

 

foto-perfil.1Con la colaboración de Marcos Veiga.

Facebook de Marcos Veiga.

Imágenes: Creative Commons.

Entradas Relacionadas

Loading…
Top

Comentarios 2

  1. Marcos:

    Te felicito por este texto, lleno de información y también de “intención” clara por tu parte de elevar el nivel de las conversaciones a la oportunidad de ser escuchados en las más altas instancias de la Unión Europea en materia de transporte. Participar en la consulta es una gran oportunidad para los profesionales del sector, que les pone en contacto directo con los legisladores. Esperemos que la gente se anime y participe sin miedo ni reparos.

    Toda iniciativa es necesaria para intentar mejorar la situación de un sector que parece que en los último 5 años ha cambiado más que en los anteriores 25 y que si no se regula de una forma más lógica esta abocado a una transformación que tal vez no sea positiva para los profesionales que desempeñan su labor con rigor y saber hacer.

  2. Pingback: ¡A jugar! con el transporte por carretera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
Compartir
Leer entrada anterior
Las multas en el extranjero. ¿Podrían llegarte después de las vacaciones?

Cerrar