Tu idioma: EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Las aplicaciones del Internet de las Cosas al sector de la logística

Posteado por

Si en el anterior post hablábamos del concepto Big Data y de cómo está transformando el sector de la logística, en esta ocasión nos paramos a analizar el ya conocido Internet de las Cosas (Internet Of Things, en sus siglas en inglés –IoT-), y la revolución que supone para la economía en general, -ya se habla de la nueva “revolución industrial”- y su aplicación particular en la logística.

El concepto Internet de las Cosas hace referencia al fenómeno de traslado de conexión a la red más allá de los dispositivos “tradicionales” (ordenador o teléfono móvil), una conexión que llega ahora al televisor, al reloj de pulsera u otros utensilios del hogar o del transporte, obteniendo información en tiempo real y pudiéndose comunicar entre sí.

Según el reciente informe de Business Insider, para el año 2020 habrá en el planeta alrededor de 34.000 millones de dispositivos conectados a Internet, muy por encima de los 10.000 millones registrados el pasado año. Este estudio indica tres mejoras que el Internet de las Cosas aportará al ecosistema que forman los consumidores, empresas y administraciones. Por un lado, el Internet de las Cosas permitirá reducir los costes, al tiempo que se mejorarán los niveles de productividad y se ampliará su uso a nuevos mercados o a productos y servicios de nuevo cuño. Esta revolución afectará, sobre todo, a las compañías y a los gobiernos, quienes contarán con mayores recursos para potenciar la implementación de los futuros dispositivos tecnológicos ligados a IoT que se desarrollarán en los próximos años –ligamos, de manera más inmediata con el 5G, la quinta generación de dispositivos móviles-.

Internet-cosas-cogesa-logística.1

El sector de la logística tampoco ha quedado fuera del radio de acción de esta nueva tendencia, y ha incorporado ya el concepto IoT, lo que ha permitido aportar una serie de ventajas que hacen posible hablar hoy de Logística Inteligente:

  • Mejora los canales de comunicación entre los diferentes agentes participantes en la logística, ampliando la calidad y cantidad de información manejada y la inmediatez de envío y recepción de la información, y también de los productos.
  • Simplificar las operaciones y costes, debido a la mayor eficiencia conseguida a través de los datos recogidos por los objetos conectados a la red.
  • Favorece la toma de decisiones ante posibles incidencias, ofreciendo una respuesta inmediata gracias a los datos recibidos en tiempo real.
  • Permite un control remoto de diferentes variables, aumentando así la eficiencia del proceso.
  • Facilita el cumplimiento de las indicaciones normativas y de seguridad en todas las fases del proceso logístico.

¿Cuáles son algunas aplicaciones del Internet de las Cosas que ya están en funcionamiento?

La logística ha adoptado novedades tecnológicas ligadas con el IoT, como la implantación de sensores interconectados en la cadena logística, lo que permite mejorar la eficacia productiva, al no producirse situaciones de falta de material. De este modo, los flujos productivos cuentan con un nivel de control más óptimo, acercándose al proceso Just In Time, donde los plazos y mercancías están sometidos a un estricto control de tiempo para la producción, almacenaje y distribución de productos casi al momento.

En los almacenes logísticos ocurre del mismo modo, ya que estas aplicaciones permiten controlar en tiempo real el tipo de mercancías, los volúmenes o el peso de los materiales, lo que permite una mayor optimización de la distribución.

Finalmente, en la fase de transporte, el Internet de las Cosas llegó para quedarse. A día de hoy ya es posible conocer en el momento el trayecto y ubicación de un vehículo de transporte, o sobre las condiciones de las mercancías, pudiendo avisar con antelación de posibles roturas o cambios de temperatura en los productos. Asimismo, es posible recalcular rutas al momento conociendo las posibles incidencias en carretera. El Internet de las Cosas mejora, por tanto, la trazabilidad y calidad del transporte logístico.

En este sentido, desde Cogesa se ha contando desde hace años con las posibles aplicaciones que el Internet de las Cosas ofrece para el desarrollo de soluciones tecnológicas propias. Ejemplo de ello es ANCON, un software que gestiona y controla almacenes de material sanitario, a través de una plataforma de movilidad para terminales multiplataforma. Este sistema permite, además, un control de las rutas para poder conocer la duración de trayectos, y las temperatura de los materiales trasladados a través de un sitio web para los clientes. Otros ejemplo de cómo es posible aplicar el Internet de las Cosas a la Logística está representados por los dispositivos de gestión logística en punto de consumo (UGMS, Armatio Guardian, LITE) de Cogesa fabricados por IZCO. El dispositivo conocido como armario guardián, se trata de un sistema pionero en España que automatiza la localización de productos, el control en el acceso y la gestión a tiempo real del stock.

La logística es, por tanto, uno de los sectores qué más rápido ha implementado y absorbido el concepto Internet de las Cosas, revolucionando así sus procesos para convertirse en una Logística Inteligente.

Imágen portada: Creative Commons

Entradas Relacionadas

Loading…
Top

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
Compartir
Leer entrada anterior
Nosotros movemos el mundo. Por Talento Truck

Cerrar