Tu idioma: EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Tiempos de conducción y descanso: El descanso semanal. Por Marcos Veiga. Primera parte.

Posteado por

Tacógrafo: Los tiempos de conducción y descanso. El descanso semanal.

Como ya hemos visto, toda jornada de trabajo necesariamente ha de estar delimitada por su correspondiente descanso diario antes de reemprender nuevamente las actividades. Pues bien, también las semanas de trabajo han de estar bien delimitadas por su correspondiente periodo de descanso, un periodo que ha de cumplir unas condiciones concretas en cuanto a su realización.
Para comenzar es imprescindible conocer exactamente lo que dice el reglamento CE 561/2006 acerca del descanso semanal.

Empezamos por las definiciones contenidas en el artículo 4º:

h) «período de descanso semanal»: el período semanal durante el cual un conductor puede disponer libremente de su tiempo, ya sea un «período de descanso semanal normal» o un «período de descanso semanal reducido»:
«período de descanso semanal normal»: cualquier período de descanso de al menos 45 horas,
«período de descanso semanal reducido»: cualquier período de descanso inferior a 45 horas que sujeto a las condiciones establecidas en el artículo 8, apartado 6, se puede reducir hasta un mínimo de 24 horas consecutivas.

i) «semana»: el período de tiempo comprendido entre las 00.00 del lunes y las 24.00 del domingo.

Queda claro con estas definiciones que el descanso semanal ha de tener una duración mínima, la cual es de 45 horas para ser considerado un descanso semanal normal, pero que bajo unas determinadas condiciones se puede reducir hasta un mínimo de 24 horas, considerándose en tal caso como un descanso semanal reducido.

grafico1

grafico2

 

Como habíamos dicho en el capítulo dedicado al descanso diario, éste puede ser ampliado para pasar a formar parte de un descanso semanal. Esto quiere decir que, una vez finalizada nuestra semana de trabajo no es necesario el último día hacer el descanso diario y seguidamente el descanso semanal, si no que, al propio descanso diario computable en esa última jornada habría que sumarle las horas necesarias para que se convierta en descanso semanal, fundiéndose ambos en un descanso ininterrumpido de duración suficiente.

Es importante resaltar aquí que todo periodo de descanso inferior a 45 horas será considerado como reducido independientemente de que se llegue o no al mínimo de 24 horas. De esta manera un descanso de 44 horas tiene la consideración de descanso reducido al igual que uno de 24 horas, la única diferencia entre ambos es la cantidad de horas que se deben de recuperar para su compensación.

Una vez que tenemos claros estos conceptos y que conocemos la duración mínima del descanso semanal, vamos a entrar en las condiciones para su realización contenidas en el artículo 8º:

En el transcurso de dos semanas consecutivas el conductor tendrá que tomar al menos:
— dos períodos de descanso semanal normal, o
— un período de descanso semanal normal y un período de descanso semanal reducido de al menos 24 horas; no obstante, la reducción se compensará con un descanso equivalente tomado en una sola vez antes de finalizar la tercera semana siguiente a la semana de que se trate.

Un período de descanso semanal tendrá que comenzarse antes de que hayan concluido seis períodos consecutivos de 24 horas desde el final del anterior período de descanso semanal.

Los descansos tomados como compensación por un período de descanso semanal reducido deberán tomarse junto con otro período de descanso de al menos nueve horas.

Cuando el conductor elija hacerlo, los períodos de descanso diarios y los períodos de descanso semanales reducidos tomados fuera del centro de explotación de la empresa podrán efectuarse en el vehículo siempre y cuando éste vaya adecuadamente equipado para el descanso de cada uno de los conductores y esté estacionado.

Un período de descanso semanal que incida en dos semanas podrá computarse en cualquiera de ellas, pero no en ambas.

 

grafico3

Atendiendo al contenido de este artículo, vemos en primer término que cada dos semanas consecutivas, es decir desde un lunes a las 00:00 hasta el domingo de la semana siguiente (14 días) a las 24:00 ha de haber, al menos, un descanso normal y uno reducido. Este es un requisito mínimo, lo ideal sería que hubiera, al menos dos descansos semanales normales.

grafico4

También se nos dice que el descanso semanal ha de comenzarse antes de que pasen seis periodos de 24 horas desde que se finalizó el anterior descanso semanal, es decir, desde que iniciamos la semana de trabajo tenemos un plazo de 144 horas (6×24=144) para iniciar el siguiente descanso semanal, más exactamente 143 horas y 59 minutos.
Está bastante extendida la idea errónea de que el descanso semanal ha de iniciarse tras completarse seis jornadas de trabajo, pero esto no es así, la realidad es que reglamentariamente se nos impone un límite de tiempo (144 horas) en el que podremos enmarcar todas aquellas jornadas de trabajo que nos quepan, siempre que se cumplan, claro está, las directrices aplicables a la duración máxima de las mismas así como los descansos diarios mínimos.

grafico5

De todo lo anterior se deriva que no existe un limite de descansos a solamente uno por semana, si no que puede haber más, ni tampoco nos obliga a establecer el orden en que se deben de realizar. Lo que se establece en el reglamento es simplemente el mínimo obligatorio para cada dos semanas consecutivas. Así, cumpliendo el mínimo establecido de, al menos, uno reducido y otro normal y no traspasando el límite de 144 horas entre dos descansos semanales computables (mínimo de 24 horas ininterrumpidas por cada descanso), nos podemos encontrar con situaciones como las que se ilustran a continuación:

grafico6

En las situaciones anteriores se cumple escrupulosamente con lo establecido en el reglamento, ya que en ningún momento se exceden las 144 horas entre dos descansos semanales y, además, en cada dos semanas consecutivas hay, al menos, un descanso semanal normal y otro reducido. De esta manera el mínimo estipulado está de sobras cumplido aún existiendo descansos semanales reducidos consecutivos, puesto que si en una semana solamente existe descanso reducido (mínimo uno por semana), en la siguiente hay uno ordinario (también uno por semana). Hay que dejar meridianamente claro que el reglamento NO prohíbe realizar dos descansos reducidos consecutivos, solamente establece el mínimo por el que, si en una semana hemos hecho un descanso reducido, en la siguiente, OBLIGATORIAMENTE deberemos de realizar uno ordinario, pero entre ambos puede haber un descanso adicional como bien se puede apreciar en los gráficos.

grafico7

En ambos casos, al superarse el mínimo establecido en el reglamento, el descanso adicional se toma solamente para no traspasar la barrera de las 144 horas entre descansos, con lo cual, además, no ha de ser recuperado, puesto que solamente hay obligación de recuperar las horas restantes para completar un descanso normal (45 horas consecutivas) en cada una de las semanas.
En este sentido, la recuperación de las horas se debe de hacer de una sola vez y unidas a un descanso de, al menos 9 horas. Esto quiere decir que cualquier día de la semana, la compensación de 21 horas (hemos realizado un descanso semanal de solamente 24 horas) se puede sumar a un descanso diario reducido, sin tener que esperar a sumarlo a un descanso semanal.

grafico8

Por otro lado, toda compensación por reducción del descanso semanal, ha de ser hecha efectiva, obligatoriamente antes de que finalice la tercera semana siguiente a la que se ha efectuado la reducción. Con esto, tenemos un plazo de tres semanas para poder recuperar las horas que se deban por reducción de descanso.
En este mismo sentido, tampoco existe obligación de recuperar las horas debidas antes de poder reducir nuevamente un descanso semanal, solamente debemos de tener claro cuando tenemos que tener compensada una reducción, a pesar de poder acumular reducciones en diferentes semanas.

grafico9

grafico10

Como bien ha quedado claro, el descanso semanal ha de iniciarse, como máximo antes de que transcurran 144 horas desde que finalizó el descanso semanal anterior. Esta directriz puede hacer situar el descanso semanal a caballo entre dos semanas, por ejemplo que se efectúe entre domingo y lunes. Queda patente que un descanso que incida en dos semanas distintas se puede adscribir a cualquiera de ellas, pero nunca a ambas a la vez. Es importante dejar claro que el descanso se toma en su conjunto, es decir, un descanso de 45 horas consecutivas entre dos semanas no se parte en dos descansos independientes, si no que se considera todo el periodo de descanso en total. Aunque parezca algo banal, la realidad es que esta circunstancia nos puede ayudar a cumplir lo reglamentariamente estipulado en ciertas situaciones en las que poder “mover” un periodo de descanso marcará la diferencia entre estar dentro de la legalidad o enfrentarse a una denuncia por incumplimiento muy grave del reglamento.

grafico11

En el ejemplo del gráfico vemos como el 2º descanso semanal incide en dos semanas distintas. Al adscribir ese descanso a la 2ª semana evitamos incumplir el reglamento, ya que si se partiera en dos, quedarían dos semanas consecutivas con descanso semanal reducido. Por otro lado, si moviéramos ese segundo descanso a la semana 3ª nos quedaríamos con la 2ª semana sin descanso semanal. En cualquier caso, el descanso sería válido solamente para una de las semanas.

Existe la posibilidad de poder dividir un descanso semanal en dos descansos independientes y computables a dos semanas consecutivas distintas. Este criterio de actuación se aplica en aquellos casos en los que existe un descanso semanal de, al menos, 69 horas ininterrumpidas y que incida en dos semanas ditintas, pudiendo dividir estas 69 horas en dos descansos independientes, uno de 45 horas y otro de 24. Habrá que tener muy presente el límite de las 144 horas entre descansos semanales cuando queramos aplicar esta regla.

grafico12

Vemos en este ejemplo que el periodo de 69 horas ininterrumpidas puede dividirse en dos descansos independientes en dos semanas consecutivas distintas, evitando así dejar una de las semanas sin descanso semanal.

En otro orden de cosas, hemos visto que el reglamento hace alusión a los requisitos concretos para que el descanso semanal pueda ser realizado en el vehículo. Es obligatorio que dicho vehículo esté equipado para el correcto descanso del o de los conductores y que además esté estacionado. En este sentido no parece haber ninguna duda, aunque la propia redacción del apartado dedicado a estos aspectos deja la puerta abierta a diferentes y muy dispares interpretaciones.
Por un lado no se prohíbe que el descanso semanal se realice a bordo de un ferry cuando el tiempo de travesía es suficiente como para completar un descanso semanal computable, eso sí, no sería aplicable la regla por la cual este descanso podría ser interrumpida para realizar las labores de embarque o desembarque.
Tampoco clarifica debidamente los casos en los que el descanso semanal NO puede ser tomado en el vehículo, ya que alude solamente a los periodos de descanso reducidos y en aquellos casos en los que el conductor “elija” hacerlo de esta manera. Esta falta de concreción es la que ha propiciado que en diferentes estados europeos se esté legislando para sancionar la realización del descanso semanal normal en el vehículo. Se trata de una interpretación que se está extendiendo rápidamente por diferentes estados de la Unión Europea, que parece gozar de gran consenso, y que ya ha propiciado la publicación de guías guía interpretativas en las que se menciona la prohibición de realizar el descanso semanal normal a bordo del vehículo.

También es necesario clarificar que en el caso de conducción en equipo no hay excepción aplicable a la hora de realizar el descanso semanal, como sí la hay para el descanso diario. Con ello, al cabo de las 144 horas desde el final del anterior descanso semanal de cada conductor, es obligatorio iniciar un nuevo descanso, con el vehículo parado si lo realizamos abordo, o bien fuera de él si no está equipado para el descanso de dos conductores o seamos reemplazados por otra tripulación.

Suscríbete gratuitamente a la lista de correo y no te pierdas la segunda parte de este artículo que hará referencia a los casos especiales:

   –  Servicios discrecionales internacionales de viajeros.

  – Legislación nacional española, la excepción de las islas.

Entradas Relacionadas

Loading…
Top

Comentarios 17

  1. Hola, no hay que iniciar el descanso semanal después de 6 periodos de 24 horas (144) desde que se inicia, todo lo anterior me descoloca, no se refiere las 144 a horas de conduccion, eso es lo que yo creo, gracias

    1. Hola Paco
      No entiendo bien tu duda, pero intentaré aclararte que el descanso semanal hay que iniciarlo “antes de que hayan concluido seis períodos consecutivos de 24 horas desde el final del anterior período de descanso semanal”.
      Es decir, no importan las horas de conducción que hayas empleado durante ese periodo de 144 horas (6×24), si no que el reglamento nos pone un límite de tiempo para iniciar un descanso semanal desde que iniciamos la actividad, independientemente de lo que hagamos entre ellos.

  2. hola tengo una duda,fin de semana pasado yo hecho 34 horas de descanso reducido.luego entre semana recuperado y hecho 9 mas 15 horas .pregunta,si puedo este fin de semana hacer un descanso reducido,o hay que hacer 45 horas?

    1. Hola

      Vamos a ver, que hayas recuperado un descanso semanal reducido no quiere
      decir que se convirtiera en ordinario. Me explico, si en una semana has hecho descanso reducido, en la siguiente, obligatoriamente tendrás que hacer
      uno ordinario, aunque el anterior se hubiera ya recuperado.

      Espero haber aclarado tu duda.

      Un saludo

  3. Felicitaciones Marcos por tu ejemplar lección que ha rebosado de transparencia, nitidez y claridad en las explicaciones y por lo tanto de fácil entendimiento para gente como yo que soy duro de mollera.
    Tan solo comentarte una pequeña duda, en la recuperación de horas, si aprovecho al máximo y las hago al final de la tercera semana siguiente junto al descanso semanal de esta tercera semana pisando por lo tanto el lunes de la cuarta semana, ¿esto es válido?.
    Gracias de antemano por la respuesta si puedes contestarme y si no puedes no pasa nada y por el montón de dudas que me has resuelto. Atentamente Paco Macario.

    1. Hola Francisco

      Vamos aver, si quieres apurar al máimo la recuperación de un descanso tienes
      que tenr presente que ha de ser compensado, de una sola vez, unido a un
      descanso de al menos 9 horas y antes del final de la 3ª semana siguiente.
      Esto quiere decir, que antes de las 24 horas del domingo de la 3ª semana
      siguiente al descanso reducido, éste tiene que estar recuperado totalmente.
      Como ejemplo, imagínate que haces 24 horas una semana (a recuperar 21
      horas), pues en la 3ª semana siguiente, como muy tarde, el sábado a las
      18:00 horas tienes que estar parado, pues 18:00+9horas=03:00+21=24:00horas
      del domingo+descanso semanal (si no se ha tomado antes).

    1. Hola Jorge.
      Sí, por supuesto. Dentro de los seis periodos de 24 horas ( 144 horas) se pueden hacer las jornadas laborales que quieras o que te quepan, teniendo en cuenta los descansos mínimos entre jornadas y los máximos de conducción. En este sentido, hay bastante confusión ya que se identifica periodo de 24 horas con jornada laboral y no tienen porqué coincidir.

    1. Hola Francisco.
      El Reglamento 561/2006 aunque no lo estipula de una manera directa, sí que deja abierta la puerta a la interpretación de que el descanso semanal normal (de 45 horas consecutivas) estaría prohibido hacerlo en el vehículo. Esto se desprende de la redacción de su artículo 8.8, en el que se estipula que los descansos diarios y los semanales reducidos se pueden tomar en el vehículo siempre que esté estacionado y equipado para el descanso de los conductores. Al no decir nada acerca de los descansos semanales ordinarios, unos interpretan que están excluídos de esta disposición. Lo cierto es que tampoco está expresamente prohibido. En algunos estados europeos, como Belgica, Francia y ahora Alemania, se ha prohibido la realización del descanso semanal ordinario en el vehículo introduciendo cambios en la normativa laboral, y por lo tanto, en estos tres estados sí que está prohibido.
      A nivel comunitario, ahora mismo estamos a las puertas de de un pronunciamiento sobre este tema por parte del Tribunal de Justicia europeo, en el caso Vaditrans, en el cual, el informe del abogado general es totalmente proclive a su prohibición. De todas formas, no creo que necesitemos de esta sentencia para que se prohíba a nivel comunitario, ya que esta era una de las cuestiones que más discusión suscitó en la confección de las reformas reglamentarias que estamos a punto de conocer (seguramente esta próxima semana).
      En resumen Francisco, ahora mismo el descanso semanal normal en el vehículo está prohibido solamente en Francia, Bélgica y Alemania, pero próximamente lo estará en toda Europa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
Compartir
Leer entrada anterior
El gas natural, presente y futuro como combustible para vehículos.

Cerrar