Tu idioma: EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Prepara tu vehículo para el frío.

Posteado por

Cuidados básicos de los vehículos con la llegada del frío.

El invierno es la época del año más complicada para tu coche. Las temperaturas descienden, las horas de luz disminuyen y nos enfrentamos a fenómenos atmosféricos adversos como la nieve, la niebla, el hielo o las lluvias continuadas. Poner un vehículo a punto para la estación más fría del año tiene también un coste, razón por la que muchas personas deciden vender su coche viejo en estas fechas. Aquí te damos todos los consejos necesarios para que optimices la preparación de tu vehículo.

Una de las cosas más importantes para conducir seguro en invierno es contar con los neumáticos adecuados. El dibujo de tus ruedas debe ser igual o superior a los 3 mm y la presión, aunque varía en función del vehículo de que se trate, suele situarse en el entorno de los 2,0 bares. Otro aspecto que debe tenerse en cuenta es la antigüedad de los neumáticos. Si el dibujo tiene la suficiente profundidad pero las ruedas tienen más de cuatro años, deberás sustituirlas igualmente, pues la goma tiende a endurecerse con el tiempo y a perder así hasta el 60% del agarre.

Deberás considerar también si te compensa optar por unos neumáticos de invierno. Su principal ventaja es la de proporcionar un mayor agarre al circular sobre agua, hielo, nieve e incluso asfalto seco, si se encuentra a menos de 10ºC. Su precio es aproximadamente un 15% superior al de los modelos para todo tipo de tiempo, por ello debes pensar si las condiciones climatológicas de la zona por la que conduces justifican la inversión. En verano, las ruedas de invierno se degradan con mayor facilidad, por lo que deben sustituirse y guardarse para el año siguiente.

La visibilidad es más reducida en invierno, por lo que es más importante que nunca mantener la luna delantera lo más limpia posible. Revisa el líquido del limpiaparabrisas y el estado de las escobillas. También conviene que compruebes que las luces del vehículo funcionan correctamente.

La batería es otro de los elementos que sometemos a un mayor esfuerzo en invierno. Es la responsable del arranque del vehículo y, con las bajas temperaturas, corre un mayor riesgo de descargarse. En el taller suelen ofrecer de forma gratuita el servicio de revisión de la batería, pues se hace de forma muy rápida.

Finalmente, el consejo más valioso, como siempre, es conducir con precaución y anticiparse a cualquier situación adversa, adaptando la velocidad y la distancia de seguridad a las condiciones meteorológicas.

Imágenes: Creative Commons

Entradas Relacionadas

Loading…
Top

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
Compartir
Leer entrada anterior
Crónicas desde las antípodas. Conducción profesional en Nueva Zelanda. Entrega VI. Por Silvia Parra

Cerrar