Tu idioma: EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Crónicas desde las antípodas. El transporte en Australia. Por Silvia Parra. Entrega II.

Posteado por

Seguimos con la segunda parte de estas crónicas desde las antípodas con las que nos ilustra Silvia Parra.

Crónicas desde las antípodas (2). El transporte en Australia.

A continuación vemos el cuadro de las clases de carnets de conducir en Australia. Cada estado o territorio emite sus propios carnets y son fácilmente convertibles por toda Australia. Para los extranjeros, unas provincias ofrecen mejores precios y más facilidades de conversión que otras.
Los australianos sacan su licencia de conductor a los 16 años (“Learner permit”) pero deben ir con un adulto experimentado en el vehículo hasta cumplir la mayoría de edad. Por supuesto como antigua colonia inglesa, se conduce por la izquierda aunque hace tiempo que dejaron atrás las millas para contar en Km.

Australia es famosa por sus camiones de varios remolques, llamados Road Train (tren de carretera) que pueden llevar hasta 200 toneladas y usan hasta 1000 caballos. Aunque lo más normal es llevar 100 toneladas y unos 600 caballos. Abundan sobre todo en Northern Territory, Queensland, South Australia y Western Australia.
Se conducen con un carnet de camión llamado MC (Multi-Combination). Además hay diferentes clases de Multi-Combination y cada uno tiene un nombre según el número de remolques y semi-remolques que lleve, hasta 53,5 metros.
El tipo A puede circular por la mayoría de ciudades mientras el resto no puede entrar en ciudad.
El caso de K sólo existe en territorio privado de una mina y no aplican las limitaciones del resto, que circulan por vías públicas.

En Australia se rellena una libretilla (log book) sobre las horas de descanso y conducción. Los chóferes la llaman “the book of lies”, el libro de las mentiras. Es fácil manipularla si se hacer reparto regional o local, es más difícil ocultar los km cuando se hace largo recorrido. Hay varios modelos según el estado o territorio, aquí hay dos hojas de muestra:

Las horas de conducción y trabajo (carga, descarga, enganches…) son de hasta 14 horas diarias, con tramos de hasta 5 horas antes de hacer una pausa de treinta minutos. Luego se descansa por 10 horas. Cuando se llegue a 72 horas de trabajo se debe hacer el descanso semanal de un día completo , siempre lejos del vehículo.

Los camioneros siempre han hecho jornadas muy largas y tienen poco tiempo para la familia. Lo ven como algo normal y no quieren hacer menos horas, algunos me dicen que se “aburren” si no trabajan. Otros que no ganarían tanto dinero. Quien quiere hacer menos horas se pasa a repartos en ciudades con camiones más pequeños.

 

La conducción de trenes de carretera es más sencilla de lo que imaginamos pues no hay casi tráfico fuera de una decena de ciudades y sólo circulan entre empresas y pueblos preparados para ellos, donde no hay rotondas ni curvas. No tienen que maniobrar con más de dos o tres remolques. Principalmente conducen recto durante todo el día sin casi cruzarse con nadie más que con canguros, wallabies y algún ganado suelto, jabalíes, perros dingos, wombats, emus (similar a avestruces) o camellos. Por eso la mayoría de camiones llevan parachoques protectores , llamados “roo bars”. Los canguros son especialmente sólidos y musculosos, pueden dañar más que otros animales más pesados.

Las condiciones dependen del clima, hay mucho desierto (Outback) que llega a 50 grados en verano pero algunas zonas también sufren inundaciones en temporada de lluvias en la costa y en el norte tropical. Aún así, me atrevo a decir que a pesar de las apariencias lo más difícil de ser conductor en Australia es no dormirse al volante por la monotonía de una carretera recta durante horas.

 

El outback visto desde el avión, carreteras rectas cortan un gran desierto de arena rojiza con matorrales

La velocidad para los camiones es de 90 km/h en autopistas ya autovías aunque es fácil que en el desierto (outback) alcancen los 100 porque no hay radares ni otros coches y si hubiera una patrulla se vería desde lejos en ese horizonte infinito y o bien otro camionero te avisaría al cruzarse contigo por la emisora (a la que llaman CB radio).

Respecto a la comida, nada de cajón, paran a comer en restaurantes baratos de dudosa calidad y para los snacks siempre tienen a mano un pub o estación de servicio con patatas fritas, “pies” (pasteles de carne), salchichas y demás comida grasienta.

Los camioneros en Australia y Nueva Zelanda presionan al gobierno para que suba el límite a 100 por hora argumentando que de no hacerlo se producen accidentes cuando los coches que quieren ir a 100 les adelantan y no calculan correctamente la longitud del camión y la distancia con el tráfico que se aproxima. El gobierno recomienda tener visibilidad de hasta 1.5 km para el adelantamiento. El algunos estados la policía no multa a los camiones que van a 100 por hora, especialmente si circulan solos por las autovías y autopistas. Cuando hablamos de autovías y autopistas en Australia nos debemos imaginar principalmente nacionales de primera o segunda categoría españolas. En el caso del famoso desierto central australiano, muchas son de un sólo carril y sin apenas arcén.

Autovía en el outback (Highway 4)

Y por supuesto, la cobertura de móvil es limitada. Si sufres una avería tendrás que esperar que otro coche que pase te lleve al pueblo más cercano, que puede estar a varias horas, te remolque con una cincha (totalmente legal) o llame en tu nombre a AAA que es ayuda en carretera (Automobile Association of Australia). Por supuesto siempre debe llevarse agua de sobras y comida en el vehículo y nunca abandonarlo para salir a caminar. Hay animales letales en Australia, desde cocodrilos de agua dulce y salada, perros salvajes (dingos), serpientes venenosas,… También es posible toparse en ganado suelto, dromedarios y camellos, caballos salvajes etc. Los canguros también pueden ser agresivos. Pero sin duda lo más peligroso son los insectos y arácnidos.
Incluso con cobertura de móvil, un doctor tarda demasiado en llegar a pesar de llegar volando en su propia avioneta-ambulancia (los famosos Flying Doctor Service).

 

Matrícula de Northern Territory

Los camiones que se ven son tanto americanos (Western Star, Mac, International, Kenworth y Freightliner sobre todo) como europeos (Volvo, Scania e Iveco principalmente). Los Volvo están ganando mucho terreno, algunos dicen que por su modelo con morro, que persigue una estética americana pero con mejor aerodínámica y muy bajo consumo. Iveco ha hecho un modelo Stralis con morro también pero no goza de tan buena fama como los Volvo. Se ven algunos Cat (Caterpillar) , una empresa de maquinaria pesada que hizo motores para otros (Western Star, Kenworth,…) pero que hace ya algunos años lanzó su propio camión. Hay también algunos japoneses (Isuzu, Hino, Fuso) aunque al igual que ocurre en Nueva Zelanda, éstos japoneses son principalmente camiones ligeros o pesados, pero siempre rígidos sin remolques.

Si la tractora, a la que llaman “pri-mover”, va a tirar de un tren de carretera tiene unas modificaciones diferentes entre las cuales la más importante es un chasis reforzado y corto, que no permite tener una cabina (“sleeper cab”) de las más grandes. Aunque las que llevan ya son grandes comparadas con el camión europeo.

Los camiones para el largo recorrido en Australia en su mayoría son fabricados para que funcionen con gas LPG, mucho más barato que el gasoil. Los que circulan con gasoil tradicional suelen llevar depósitos de entre 2.000 y 2500 litros para repostar lo menos posible en interior, pues el combustible es mucho más barato en la costa que en el interior del país.

Los camiones americanos, el Caterpillar y algunos japoneses suelen llevar sistema de doble embrague americano llamado Eaton/Fuller/Road Ranger o similar y que requiere más práctica para no dañar el embrague al cambiar. Si no se cambia con las revoluciones correctas no entra y el embrague roza, hace ruido, olor y se desgasta. Los conductores que conocen bien estos camiones cambian sin tocar el embrague, pero de nuevo no es algo que un conductor no experimentado deba intentar.

Por este detalle, estos conductores consideran a los camiones europeos de embrague sincronizado demasiado fáciles y los camioneros que los conducen reciben toda clase de menosprecios con más o menos sentido del humor. Los conductores de camiones automáticos aún reciben más escarnio. En definitiva los que conducen con doble embrague consideran a los demás de segunda categoría, algo que ocurre también en Nueva Zelanda.

Tengo ya visado posible para irme a Australia sin depender de ofertas de trabajo pero la moneda es ahora tan baja como el dólar neocelandés y de momento no me conviene irme. Quizás el año que viene.

Lo cierto es que al final acabé conduciendo en Nueva Zelanda y os lo explico todo en mi siguiente crónica desde las antípodas.

Con la colaboración de Silvia Parra.
Facebook de Silvia Parra.

Imágenes: Silvia Parra.

Entradas Relacionadas

Loading…
Top

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
Compartir
Leer entrada anterior
Crónicas desde las antípodas. El transporte en Australia. Por Silvia Parra. Entrega I.

Cerrar