Tu idioma: EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Proliferan las multas de seguro en la carretera

Posteado por

Seguros de vehículos. Multas relacionadas.

Los cambios en la normativa, licencias y obligaciones pueden terminar por desconcertar a los conductores y estos incurrir en infracciones de las que son totalmente desconocedores. Un buen ejemplo de ello y que cada vez adquiere más peso, es el relativo al seguro del vehículo. Si la teoría creíamos que la manejábamos con soltura llegados a este punto, la proliferación de un tiempo a esta parte, de multas de tráfico por motivo del seguro, debe ser tenida en cuenta, así como sus riesgos por los conductores.

La multa por conducir sin seguro es la sanción administrativa que se impone al propietario de un vehículo a motor o ciclomotor que no cuenta con el seguro obligatorio, bien porque no lo tiene, porque éste no se encuentra en vigor o incluso por causas ajenas al tomador del seguro. Su modo de notificación es el mismo que para el resto de sanciones, mediante boletín de denuncia. Una operación que comprueban los agentes a través del sistema FIVA (Fichero Informatizado de Vehículos Asegurados) y para el que sólo precisan de contar con la matrícula del vehículo para su posterior comprobación.

De un tiempo a esta parte, se ha observado el incremento de controles de los agentes que entre otros muchos matices a vigilar, atienden especialmente la cuestión del seguro. Como medio de comprobación y de su valor vigente, los agentes utilizan la base de datos del fichero FIVA destinado exclusivamente a suministrar los datos de seguros. En esas consultas, que pueden partir de un mero control de carretera, los agentes de manera telemática verifican un punto que puede dar lugar a una situación comprometida en caso de que el seguro no se encuentre en vigor y el conductor desconozca este hecho. Para estos casos, el episodio termina en multa de tráfico que puede llegar a ser muy elevada y en la propia inmovilización del vehículo, tal como queda determinado en el art.84.1e del Reglamento General de Circulación.

Un requisito que requiere de la inmediatez del ahora para que no cueste sanciones y que por el contrario no se engloba dentro de la documentación obligatoria que se tiene que llevar a bordo en el vehículo. Esta doble visión es la que genera desconcierto en los conductores, que saben de lo recomendable que resulta el contar con el justificante de pago del seguro en el vehículo, pero al no ser obligatorio pueden en ocasiones confiarse y no llevarlo a bordo.

El resultado de esto lleva recientemente al aumento de multas de tráfico por este motivo y a la necesidad de informar a los conductores de lo relevante que puede resultar el contar con el recibo o el justificante bancario del seguro a bordo, ante la exigencia puntual de un agente de la autoridad.

La mejor prueba física tiene que estar a bordo


Si bien, desde Pyramid Consulting entendemos el trabajo de Tráfico para combatir la picaresca nacida en los años de crisis y el enorme riesgo que supone conducir sin seguro, aunque no dudamos en recomendar el principio de prueba  del seguro pagado a bordo, para no generar una situación de total indefensión en el titular del vehículo. Cualquier error que resulte ajeno al conductor y tomador del seguro, requerirá de la presencia del recibo pagado para su comprobación y así no incurrir en una elevada multa de tráfico.

El desconocimiento, no es el único riesgo con el seguro al que están expuestos los conductores y que les puede valer una importante sanción. El hecho de llevar este documento en nuestro vehículo resulta una importante prueba física y garantía si por algún fallo de la aseguradora están incorrectos los datos de nuestra póliza. El hecho de no contar con el comprobante in situ deja el peso de la responsabilidad total a la información del Fichero Informativo de Vehículos Asegurados. Una responsabilidad de la compañía aseguradora que nos puede llevar en última instancia a recibir también una multa de tráfico por este motivo.

Por ello desde Pyramid Consulting, no dudamos en informarles de una situación que aunque parezca improbable, cada vez convierte a más conductores en protagonistas. El desconocimiento puede jugar una mala pasada y las multas de tráfico por este motivo pueden oscilar entre los 601 y los 3.005 euros si el vehículo está en circulación en el mismo momento de la multa, la gravedad de los hechos, el tiempo que el vehículo lleve sin seguro o si es la primera sanción que se tiene por este motivo. Un riesgo innecesario si se cuenta con el pertinente documento siempre a bordo aunque no resulte obligatorio.

Con la colaboración de Pyramid Consulting, expertos en la defensa de multas.

 

Web: www.pyramidconsulting.es
Facebook:  https://www.facebook.com/multayuda

Entradas Relacionadas

Loading…
Top

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
Compartir
Leer entrada anterior
Historia del GPS.

Cerrar