Tu idioma: EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

La DGT entrega el mando y poder a los radares móviles en carretera.

Posteado por

La DGT entrega el mando y poder a los radares móviles en carretera.

Si existe una palabra que a cualquier conductor le suscita temor y enfado, la tenemos con los radares de velocidad. Dispositivos que en los últimos días y con la nueva política de Tráfico han adquirido mayor relevancia mediática, a la vez que también, despertado nuevas dudas entre los conductores.

La idea de dar más poder a los dispositivos de control móviles y el hecho de ofrecer una información de su ubicación, que hasta el momento era toda una estrategia para lograr un mayor número de multas de tráfico para los que excediesen los límites, ha eclipsado a conciencia otros puntos que serán más determinantes en este cambio.

El hecho de que cerca de 1.200 tramos de carreteras convencionales se presten ojo avizor de Tráfico a través de radares móviles, a que se ubiquen 30 nuevos radares de tramo en vías secundarias para sustituir a otros fijos y a que esa visibilidad de la que nos han hablado y que se publicará en la propia página de la DGT a modo de listado, aproximadamente en dos meses, nunca ofrecerá el punto exacto en el que se ubique el citado radar, son cuestiones que no pueden pasar desapercibidas en este análisis.

El objetivo de todo esto se reduce y ampara en la reducción de siniestralidad, tal como desde Tráfico han defendido desde el principio, preocupado muy especialmente lo que sucede en las carreteras convencionales, donde el pasado año murieron 892 personas, por las que ahora se ha apostado con este incremento de radares móviles. Sin embargo el cambio no iba a quedar reducido a dotar de un máximo control este tipo de vías, sino que también implica el nacimiento de un criterio oficial sobre el margen de velocidad a la que un radar podrá multar. Esto da lugar a que a partir de ahora ya no se dependa del margen de error que tuviese el instrumento de control y que oscilaba desde el 3 al 7 % según su homologación, sino de un nuevo umbral con el que actuará de ahora en adelante los radares.

La velocidad a la que multaran los radares.

Aquellos que excedan la velocidad a la que marca la vía, se verán examinados por lo que se ha bautizado como umbral de “tolerancia 7”, un concepto que nos lleva a la explicación de que estos controles en cualquier vía del país, excepto Cataluña y País Vasco, multarán al vehículo infractor cuando supere en 7 kilómetros por hora el limite establecido, siempre y cuando estos sean inferiores a 100 kilómetros por hora. A partir de esta cifra las sanciones se impondrá si el límite es de 100 km/h a 109 km/h, cuando el límite sea 110, la sanción será desde 120 y cuando supere los 120, se multará a partir de los 131 km/h. También saltará a 131 km/h si finalmente vemos convertido en realidad, la propuesta de elevar el límite de velocidad a 130 km/h en determinados tramos estudiados de autovías y autopistas.

 

La insistencia por crear una conciencia en torno al respeto de los límites de velocidad nos ha llevado a una intensificación de los controles a través de un operativo compuesto por una amplia gama de sistemas de detección que resultan especialmente efectivos para controlar la velocidad. se pretenden con ellos, según la DGT, que los desplazamientos resulten seguros, que la velocidad en las carreteras respetada y que no haya una conducto temeraria que no quede sin sanción.

El ataque a los avisos de controles en las redes sociales.

Sin embargo,para cumplir este planteamiento se ha entregado con total confianza el poder a los radares móviles, buscando alternativas para que su control no se vea alterado. De esta forma estos radares presentarán una disposición rotativa de corta duración que busca terminar amigablemente con los avisos e indicaciones que llegan a los conductores de su ubicación a partir de aplicaciones móviles y redes sociales.

Un fin que se perseguía desde hace tiempo y para el cual han encontrado una sencilla fórmula que juega al despiste además de generar un clima de tranquilidad entre los conductores con la expresa publicación de un listado en el que se ubicarán y harán visibles estos radares móviles. Unos avisos que no resultan tan claros como se han presentado dado que nunca especificarán el punto kilométrico exacto del control, siendo rotativos y visibles siempre que la integridad de los agentes no se ponga en peligro.

La teoría indica que los 850 radares de los que dispone Tráfico, la mitad de ellos móviles, tendrán que estar a la vista del conductor, incluyendo esto los coches conocidos como “camuflados”, así como los radares que se sitúen en trípodes, sin descartar la presencia aérea del sistema Pegasus que seguirá controlando objetivos a más de un kilómetro, a través de una potentísima cámara con dos objetivos, para captar y grabar las infracciones. En la actualidad existen cinco a pleno rendimiento.

Licencia: Creative Commons

Un equipo que queda completado con la innovación a partir de marzo, de la nueva función diferenciadora de los radares según el tipo de vehículo que encuentran a su paso en la vía. Esto lleva a que se aplicará la sanción en función del límite establecido para furgonetas, camiones, turismos o motocicletas, siendo más escrupulosos con lo que marca el Reglamento para cada uno de estos casos.

Un refuerzo que convierte a los radares, en los ojos de Tráfico, al poder indiscutible de control y al temor de los conductores en un posible y más que probable intento recaudador con todo lo innovador.

La acreditación del margen de error aplicado.

Tras lo anteriormente expuesto, desde el Departamento Jurídico de Pyramid Consulting, vamos a seguir peleando en vía administrativa y ante los Tribunales, para que en todas y cada una de las multas de velocidad impuestas, la Administración acredite que ha aplicado de forma efectiva el margen de error, al menos el previsto para la normativa vigente. No nos vamos a conformar con las palabras en el Congreso de los Diputados de la Sra. Directora de Tráfico, ya que la aplicación de la tolerancia indicada, ha de quedar reflejada en la documentación unida al expediente administrativo tramitado. En caso contrario, mantendremos que quiebra una de las garantías que asisten a este tipo de denuncias, generadora de indefensión para el denunciado y que hace que no quede destruida la Presunción de Inocencia que asiste a todo administrado en el seno de un procedimiento sancionador.

Con la colaboración de Pyramid Consulting, expertos en la defensa de multas.

Web: www.pyramidconsulting.es
Facebook: https://www.facebook.com/multayuda

 

Entradas Relacionadas

Loading…
Top

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
Compartir