Tu idioma: EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Entrevista a Francisco, gerente de Talleres Rafa Tarancon S.L. Parte I.

Posteado por

Dos generaciones al servicio del transporte.

En muchas ocasiones, detrás de cada negocio esta la dedicación de toda una vida de la persona que trabaja día a día, así como de la gente que está a su lado. Las empresas familiares son el “alma” del tejido empresarial español, hay que cuidarlas y ayudar a superar los tiempos actuales.  Estas empresas suelen contar con la dedicación de varias generaciones, cuyo objetivo es prestar el mejor servicio a los clientes, premisa que se mantiene a lo largo de los años.
Un claro ejemplo de lo anterior es Talleres Rafa Tarancon S.L.taller  de reparación del vehículo industrial y centro técnico de tacógrafos digitales y analógicos multimarca.
A través del actual gerente, Francisco Javier García Morales y su familia, nos van a contar la historia del taller, desde los inicios, sus esfuerzos y dificultades para prosperar,  la situación actual, perspectivas y su clara visión de un servicio de vital importancia para los transportistas. Nos ofrecen una visión muy real por parte de dos generaciones de una familia dedicadas a cuidar al cliente, prestando un servicio de calidad. Darles a todos de antemano las gracias por su colaboración y aportación al blog.
En esta primera parte conoceremos los inicios de los fundadores de Talleres Rafa Tarancon. 

¿Quién inició el negocio? ¿En que año? ¿Cuál era la dedicación inicial?
El negocio lo inició mi padre, allá por el año 1979, y como era habitual por aquellos años, empezó de alquiler trabajando de sol a sol y lógicamente, él solo. Recuerdo que mi abuelo se bajaba al taller para limpiarle las piezas con gasoil y mi madre, a veces, tenía que bajarle la comida, porque no descansaba ni un minuto.
Fueron años de trabajar mucho y poco tiempo para el ocio. De hecho, en 1982 se comenzó con la obra de un taller nuevo, esta vez en propiedad y todavía mi padre seguía viviendo en casa de sus suegros: no había dinero para comprar un piso, más aun cuando se acababa de meter en un taller nuevo.
Este taller se abrió como he comentado en 1982 y  es la misma nave que estamos usando, con muchas reformas, ya que actualmente, se necesitan muchas más maquinarias y equipación que cuando empezó mi padre.
Mi padre empezó a los 12 años de mecánico en un taller oficial de Iveco, 10 años después se fue a Madrid a otro taller también de Iveco, durante otros 10 años, por lo que la dedicación inicial fue generalmente camiones.
Cuando se estableció definitivamente en Tarancon, existía un taller oficial de Iveco y otro de Barreiros (Fundación Barreiros)  por lo que se inició como taller multimarca, que por aquellos años, eran pocas. Al poco tiempo, lo nombraron servicio oficial de Ebro-Nissan y después de varios años, por problemas económicos del taller de Barreiros y que en nuestro taller se compraban mas piezas casi que en el taller oficial, nos nombraron taller oficial de Barreiros, en 1988.
Supongo que conseguir ser taller oficial Barreiros supuso un paso importante para el taller, ¿Qué cambios se produjeron al entrar a formar parte de la red de la marca Barreiros? ¿y posteriormente con Renault?

Evidentemente hubo que comprar utillaje y aumentar el stock de recambios, aunque como he comentado antes, ya teníamos más stock que el propio concesionario.
Como ya es sabido, Renault Trucks (antes Renault V.I.) compró Barreiros, por lo que pasamos automáticamente a formar parte de la red de Renault.

Con Renault, más o menos lo mismo, incluyendo que toda la formación que poseemos (tanto mi hermano como yo y los mecánicos) ha sido siempre a través de Renault. El esfuerzo de seguir con Renault siempre ha sido más económico que estructural a nivel de taller, pero lamentablemente, a día de hoy, ya no pertenecemos a la red Renault Trucks, puesto que el concesionario al que pertenecíamos cerró, y como Renault Trucks no realizaba contratos directos a servicios, si no a través de concesionarios, nos hemos quedado en tierra de nadie,  sin pertenecer a ningún fabricante. De hecho volvimos a hacer una solicitud de nombramiento a Renault Trucks y después de casi 30 años de pertenecer a su red, de ser de los primeros de España en satisfacción de cliente, en objetivos de 24 horas y en piezas de repuesto, no hemos tenido respuesta. A primera vista es totalmente incomprensible que no nos hayan asignado a otro concesionario, pero cuando se habla de un fabricante, sea cual sea la marca, ya no se tienen en cuenta los años de experiencia o las personas, sino los objetivos, situación geográfica, instalaciones, intereses, etc.

¿Que reparaciones eran las más habituales y que marcas las más comunes?
A parte de camiones, se reparaban turismos, furgonetas y todo tipo de maquinaria que tuviera un motor diesel.
¿Cómo era la relación con los clientes a nivel de confianza, pagos, garantías, asistencias fuera de horas, horarios de trabajo,…?
La relación con los clientes era más estrecha ya que los vehículos no eran tan fiables como actualmente y a un mismo cliente, podías cambiar varios pistones gripados en un mismo mes, por lo que estaba continuamente en el taller, sin contar las cajas de cambio, que se llegaban a reparar 4 y 5 al mes.Algo que cada vez que mi padre me cuenta y me sorprende siempre que lo hace, es que llamaba un cliente con un pistón gripado, daba igual el sitio de España, y para allá que se iban, a cambiar el pistón en carretera: Sevilla, Zaragoza, Valencia, daba lo mismo. La historia a que me refiero, es que a un cliente le cambiaron un pistón en Córdoba, el cliente siguió hasta Sevilla y cuando subía hacia Tarancon, volvió a gripar otro y otra vez a la carretera.

Se hacían innumerables reparaciones en carretera e incluso recuerdo, cuando yo era un chavalín y venia los veranos a ayudar, que cambiaron un motor en la carretera. Era impresionante la cantidad de cosas que se hacían en la carretera, que a día de hoy, es totalmente imposible realizar. Y lo más curioso, es que nunca se hablaba de dinero, ni de presupuestos, ni nada parecido: no se usaban tarjetas de crédito, ni pagarés, ni confirming. Fueron años muy buenos, incluso recuerdo que varios mecánicos que trabajaban en Tarancon, cuando terminaban en sus talleres, venían al nuestro a hacer horas extras.

También era habitual, que un camionero se quedase averiado en carretera y como antes no había móviles, la Guardia Civil llamaba a casa de mi padre, y allá que se iba, fuera sábado noche o domingo, daba lo mismo.
¿En que aspectos  positivos y negativos ha cambiado el negocio? 
Empezaré con los negativos que son prácticamente evidentes, incremento de reparaciones impagadas, desconfianza entre talleres y clientes, un sinfín de marcas y modelos diferentes, lo que dificulta la disponibilidad en el departamento de recambios y evidentemente la crisis que estamos soportando. Nosotros que somos un taller pequeño, en el 2009, éramos 7 personas trabajando en el taller, y actualmente solo estamos 4 y en muchas ocasiones, sin nada que hacer. 

 

Respecto a los aspectos positivos, ahora mismo no me viene ninguno a la cabeza más que la satisfacción personal de hacer lo que me gusta día a día.
A nivel técnico, ¿Cuáles son las principales diferencias?
Como he dicho antes, la mecánica ha evolucionado enormemente, obligada principalmente por las normas anticontaminación que se han ido implementando. Cuando yo empecé en el taller, en el año 1995 más o menos, había muy poca electrónica, y la que había, obligatoria por la norma euro 0, se basaba en el “adelanto” o “atraso” de la bomba de inyección mediante presión de aceite, ya que la bomba era totalmente mecánica. Una pequeña caja electrónica gestionaba esta variación en el avance de la inyección ayudada por un par de sensores, un tacógrafo, un limitador y en algunos casos, suspensión neumática y ABS, que eso ya era mucha electrónica. Actualmente un camión “normal” en equipamiento, llega a tener 15 cajas electrónicas y varias líneas de comunicación BUS-CAN.
Suscríbete gratuitamente a la lista de correo del blog y no te pierdas la segunda parte de esta entrevista y futuros contenidos.

Suscribete al blog y recibe las actualizaciones Introduce tu e-mail:
¿Qué evolución ha seguido el negocio hasta llegar a ser el taller que es hoy en día  de reparación de vehículos industriales?
Evidentemente para que un taller con 32 años de antigüedad pueda seguir abierto en la actualidad, hemos tenido que ir evolucionando conforme a lo hacia la tecnología en los camiones. Cuando yo empecé, en el taller no se tocaba nada de electricidad, de hecho, si había que cambiar una cabina a un camión o instalar un limitador, se llamaba a un electricista para que hiciera la parte eléctrica.Actualmente el 70% de las reparaciones tienen una parte eléctrica-electrónica, así que a base de cursos y experiencia en el taller, todos los mecánicos se han convertido en electromecánicos y yo especialmente, que me atrae más la electrónica, soy el encargado de las reparaciones electrónicas más complicadas.

Imágenes:  Talleres Rafa Tarancon

 

Entradas Relacionadas

Loading…
Top

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
Compartir
Leer entrada anterior
El céntimo sanitario en Europa, Estados Unidos y España

Cerrar