Tu idioma: EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Seguros en el transporte de mercancías por carretera.

Posteado por

Conocimientos básicos sobre seguros de transporte.

Disponer del seguro de transporte adecuado  es fundamental para cualquier transportista en el desarrollo de su actividad empresarial. Informarse y contar con el asesoramiento de profesionales puede ahorrar muchos quebraderos de cabeza en un futuro.
Para este post  que nos introduce en conceptos básicos sobre seguros de transporte contamos con Llerandi, correduría especializada en el sector del transporte y la logística  (www.llerandi.com) con más de 30 años de experiencia. Gracias a su colaboración, el siguiente texto nos informa sobre aspectos fundamentales que se deben de conocer antes de contratar una póliza de seguros.

 

Existen dos maneras de afrontar la cobertura de los riesgos que afectan a las mercancías transportadas.
En principio, y atendiendo únicamente a la legislación, bastaría con suscribir un seguro que cubriera la responsabilidad legal del transportista respecto de las mercancías transportadas. Dicho contrato incluye todos los supuestos de responsabilidad del transportista según la ley y las limitaciones cuantitativas por kg que establecen el CMR (Contrato Internacional de Transporte de Mercancías) y la LCTTM (Ley de Contrato de Transporte Terrestre de Mercancías) . Es un seguro de responsabilidad civil profesional.
Siguiendo con el supuesto de que cada parte asumiera sus riesgos, el cargador (cliente del transportista) debería suscribir un seguro de daños de la mercancía de la cual es propietario cubriendo los riesgos más adecuados a la naturaleza de la misma.
Sin embargo, la realidad del transporte –al menos en España- es muy distinta. Los clientes de los transportistas, en una proporción todavía muy significativa, “delegan” esa facultad de suscribir un seguro de daños en el transportista y le responsabilizan cualitativa y cuantitativamente por encima de lo establecido en la Ley. De esta manera, el transportista se ve obligado a suscribir un seguro de daños de coberturas amplias para poder dar respuesta a las diversas demandas de sus clientes.
Según establece el Código de Comercio, “podrán asegurar no sólo los dueños de las mercancías transportadas, sino todos los que tengan interés o responsabilidad en su conservación, expresando en la póliza el concepto en que contratan el seguro”. Es importante detenernos en el concepto “interés del seguro”. Tiene interés asegurado, y por tanto es susceptible de ser asegurado en una póliza de transportes, aquella persona que  tiene una relación lícita de valor económico sobre un bien, es decir, ante un siniestro de la mercancía incurre o podría incurrir en alguna minusvalía de su patrimonio.
Además podemos incluir conceptos asegurables adicionales al valor intrínseco de la mercancía: gastos de transporte, beneficio esperado, derechos de aduana, primas de seguro, etc.…
En Llerandi, la gran mayoría de las pólizas que tenemos intermediadas son suscritas por los transportistas “por cuenta de quien corresponda” (literal de nuestras pólizas). Esto quiere decir que aunque el transportista podría no tener interés asegurado –la mercancía no es suya- actúa por cuenta de otros, generalmente el propietario de la mercancía, dado que contractualmente él se ha comprometido a responder por el valor de la misma. Téngase en cuenta que en caso de que la Compañía pudiera demostrar que no existe interés asegurado por parte del asegurado, quedaría sin cobertura la mercancía siniestrada.
Aún así, existen riesgos que las pólizas de daños no cubren y las de responsabilidad LCTTM/CMR sí que la incluyen y viceversa. De tal manera que están proliferando en el mercado pólizas “híbridas” que incorporan ambas coberturas para que el transportista no tenga que asumir riesgos que económicamente pudieran ser fatales para la evolución de su empresa.

 

1.- TOMADOR DEL SEGURO Y ASEGURADO:
Recordamos,
Tomador del seguro: Quien contrata la póliza, la paga y se ocupa de su administración.
Asegurado: Quien tiene interés sobre la cosa asegurada. Aquel que está expuesto al riesgo. Le corresponden los derechos derivados del contrato de seguro. Posición privilegiada: Escasas obligaciones, todos los derechos.
Generalmente, en nuestras pólizas encontraremos como tomador a la sociedad transportista o a una sociedad que engloba a un grupo de empresas que conforman una organización a nivel nacional.
En el primer caso, cuando el tomador es la empresa transportista, no existe ninguna duda en el momento de analizar un siniestro sobre la identificación que debe exigirse que figure en la documentación del transporte. Es decir, en los albaranes, las notas de cargo, etc.… deberá figurar el tomador del seguro que a la vez es asegurado.
Sin embargo en el segundo caso nombrado (grupo de sociedades), resulta más difícil identificar al verdadero tomador y asegurado dado que en la póliza puede figurar como tomador una sociedad pero la documentación del siniestro puede venir a nombre de otra entidad. Es necesario aclarar que la sociedad tomadora es una central de liquidaciones. Es decir, actúa como una especie de cámara de compensación entre las distintas sociedades que componen el grupo. Últimamente estamos introduciendo el concepto de explotación de una marca o una red para determinar quien es asegurado.
Pongamos un ejemplo. EJEMPLO TRANS, S.A., es un grupo transportista que tiene 52 delegaciones en el territorio nacional. Cada una de las 52 empresas son CIF independientes (EJEMPLOPORTE, TRANSEJEMPLO, EJTRANSPORT, etc…). La póliza la suscribe y paga EJEMPLO TRANS, S.A. y ésta posteriormente repercute el coste a cada una de las delegaciones.
En la póliza no figura relación de las sociedades que componen el grupo. Nos encontramos con siniestros en los que puede que el nombre EJEMPLO TRANS no aparezca. Esta incidencia  puede producirse en varios clientes. Como máximo aceptaremos de la Compañía de Seguros (en adelante Compañía) aclarar que la empresa a la que se le realiza el cargo forma parte del grupo de empresas.
En cuanto a la figura del asegurado, indicar que serán las empresas que forman parte del grupo, recordando que en cualquiera de los casos son asegurados que obran por cuenta propia y/o de quien corresponda (propietario de la mercancía). Si no fuera así, la Compañía podría argumentar el hecho de no existir interés asegurado por parte del transportista y rechazar el siniestro.
2.- CONDICIONADO GENERAL Y CONDICIONADOS PARTICULAR Y ESPECIAL: GENERALIDADES
CONDICIONADO GENERAL ESTÁNDAR (MERCANCÍAS EXCLUÍDAS):
Artículo 8
Salvo pacto expreso en contrario, generalmente quedan excluidas de la cobertura:
Materias corrosivas o inflamables, materias explosivas, materias venenosas, materias radioactivas, muestrarios comerciales, animales vivos, productos perecederos, carnes, pescados o mariscos frescos (refrigerados o congelados), prensa en cualquiera de sus variedades, mercancías averiadas o devueltas a origen, telefonía móvil, mudanzas, vehículos de cualquier clase, vidrio plano, ordenadores portátiles.
Artículo 9
Quedan también excluidas de la cobertura, salvo pacto en contrario, las expediciones consistentes en:
Metálico, efectos comerciales o bancarios, títulos y cupones de valores mobiliarios, billetes de banco, lotería o quinielas privadas, alhajas y artículos de joyería, de metales finos, piedras preciosas y perlas verdaderas, orfebrería de metales finos, objetos de arte, encajes de hilo, colecciones…
La estructura habitual de las pólizas de mercancías de LLerandi son las siguientes:
Condicionado General: Condiciones comunes a todas las Compañías que garantizan cláusulas no abusivas para los asegurados y la Compañía se garantiza también que todo lo que se quiera modificar sobre las CG (Condiciones Generales), deben figurar expresamente en las particulares o especiales.
Condicionado Particular: Condiciones mecanoescritas por la Compañía y que amplían o matizan las condiciones generales.
Condicionado Especial: Generalmente redactadas por LLERANDI, prevalecen sobre las dos anteriores y son las que en primera instancia deben consultarse para analizar un siniestro.
MERCANCÍAS ASEGURADAS Y MERCANCÍAS EXCLUIDAS:
En el condicionado general de la póliza de transporte de mercancías (Art.8º y 9º) se excluyen unas determinadas clases de mercancías (peligrosas, frágiles, etc.…). Dado que Llerandi se dirige principalmente a los  transportistas y éstos desconocen en muchas ocasiones la mercancía que transportan, a través del condicionado especial hemos realizado una definición de mercancías incluidas y excluidas que amplía sustancialmente lo establecido en el Condicionado General.
Generalmente figura el siguiente texto o similar:
INTERÉS ASEGURADO:
Toda clase de mercancías en general, incluso las adscritas al vigente Reglamento de Transportes de Mercancías Peligrosas por carretera. Se excluyen las mercancías explosivas y radioactivas (clases 1 y 7 del citado Reglamento).
MERCANCÍAS EXCLUÍDAS:
Frutas y verduras, ganado o animales vivos, carnes, mariscos o pescados frescos, refrigerados o congelados.
Metálico, efectos comerciales o bancarios, títulos y cupones de valores mobiliarios, billetes de banco, lotería o quinielas premiadas, alhajas y artículos de joyería de metales finos, piedras preciosas y perlas verdaderas, y generalmente telefonía móvil y similares.
Dado que las condiciones especiales y particulares prevalecen sobre las generales, ahora sí que están cubiertas las mercancías peligrosas y por ejemplo aquellas frágiles (cristal).
Es importante, comprobar para cada siniestro que en la póliza afectada existen condiciones especiales redactadas por nosotros que amplían este apartado. De lo contrario prevalecerán las Condiciones Generales y habrá que estar a lo que determinen éstas en cuanto a las mercancías excluidas.

 

3.- RIESGOS CUBIERTOS Y EXCLUIDOS:
La estructura de riesgos cubiertos en las pólizas de mercancías es la siguiente:
A.- GARANTÍAS BÁSICAS (incluidas en todas las pólizas): Las descritas en las Condiciones Generales. Comprende principalmente:
         1.- Incendio, rayo y explosión
         2.- Accidente del medio de transporte por:
                   Caída del vehículo a barrancos, cunetas, etc.…
Colisión o choque del vehículo transportador contra otro cuerpo fijo o móvil. Vuelco o descarrilamiento.
Lluvias o nieves tempestuosas, avalanchas y aludes
Corrimiento o desprendimiento de tierras, montañas o rocas.
Rotura de puentes y derrumbamientos de edificio, puentes, túneles…
Hundimiento súbito de la carretera
3.- Robo realizado a mano armada y en cuadrilla (más de tres personas), debidamente probado y de tal forma que resultare amenazada la vida o la integridad corporal de las personas que ocupen el medio de transporte.
B.- GARANTÍAS COMPLEMENTARIAS FIJAS:
Generalmente (comprobar) incluimos expresamente en todas nuestras pólizas:
Golpe, choque o roce de la mercancía con árboles, puentes o techos de puertas de entrada en garajes.
Semivuelco (el camión queda acostado sobre la cuneta)
C.- GARANTÍAS COMPLEMENTARIAS OPTATIVAS:
A partir de aquí podemos optar por dos enfoques:
         C.1.- RIESGOS NOMINADOS
         C.2.- TODO RIESGO – CLÁUSULAS ICC (A) ed.1.1.82
         C.1.- RIESGOS NOMINADOS:
Hablamos de riesgos nominados cuando además de las condiciones generales queremos garantizar otras coberturas que mencionaremos (nominaremos) expresamente en el condicionado particular y/o especial tales como:
                   Robo (sustracción de la mercancía con forzamiento del vehículo)
                   Daños en carga y descarga
                   Mojaduras
                   Roturas
                   Avería y/o paralización aparato frigorífico
                   Desplazamiento de la carga durante el transporte
                   Mala estiba
                   Otros
C.2.- TODO RIESGO – ICC (A) ed.1.1.82
         A diferencia del enfoque de riesgos nominados, en el cual se “nominan” los riesgos que están cubiertos, quedando por tanto excluidos aquellos que no están “nominados”, en el todo riesgo bajo cláusulas ICC (A) ed.1.1.82, se entiende incluida “toda pérdida o avería que sufra la mercancía durante el transporte”, a excepción  de la mala estiba y la deficiencia de embalaje (normalmente excluidas, aunque se pueden incluir de forma expresa, ver tabla 1).
A través de esta cobertura está por tanto incluido el hurto (sustracción de la mercancía sin forzamiento del vehículo) y la falta de entrega de bultos (equivalente al hurto).
 Tabla 1
PÓLIZAS DE DAÑOS A LA MERCANCÍA
RIESGOS NOMINADOS
TODO RIESGO
Carga de la prueba : asegurado
Carga de la prueba : aseguradora
CONDICIONES GENERALES
ICC (A)
ROBO
CARGA Y DESCARGA
MOJADURAS
ROTURAS
HURTO
OTRAS CLÁUSULAS QUE SE PUEDEN INCLUIR DE FORMA EXPRESA
(pero que son exclusiones específicas de las ICC(A))
RIESGOS EXTRAORDINARIOS
RIESGOS EXTRAORDINARIOS
AVERÍA DEL APARATO FRIGORÍFICO
AVERÍA DEL APARATO FRIGORÍFICO
HUELGAS
HUELGAS
GUERRA
GUERRA
MALA ESTIBA Y DEFICIENCIA DE EMBALAJE
MALA ESTIBA Y DEFICIENCIA DE EMBALAJE
GASTOS DE REMOCIÓN
GASTOS DE REMOCIÓN

 

 Imagenes por: Llerandi

Entradas Relacionadas

Loading…
Top

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
Compartir
Leer entrada anterior
El tacógrafo II. Excepciones en el uso y descripción del tacógrafo.

Cerrar